martes, 1 de abril de 2014

Stompin' at the Savoy - Louis Armstrong in Stuttgart 1959





Danny Barcelona nos dejaba el 1 de abril de 2007


Para muchos, fue el tapado de Louis Armstrong en los años de decadencia del astro del jazz; un showman de mérito que hubiera merecido los honores del "estrellato" por sí mismo. Para otros muchos, se trataba de un batería no demasiado dotado al que le tocó la lotería cuando fue llamado para acompañar al más popular de los músicos de jazz de su tiempo. Danny Barcelona fallecía el 1 de abril de 2007 a los 77 años, en la localidad de Monterrey Park (California).

Danny Barcelona nació en la muy exótica localidad de Waipahu, sita en la isla de Oahu (Hawai), un 23 de julio de 1929, en el seno de una familia de origen filipino, aprendió a tocar la batería de oído. Con 20 años, dirigió su primer conjunto, un sexteto: los Hawaiian Dixieland All-Stars. Con ellos recorrió las islas y Japón a los pocos años de la rendición. Antes de terminar el instituto, tocó en la orquesta del trombonista Trummy Young, a la sazón integrante de los All-Stars de Armstrong y residente en Hawai. Gracias a su recomendación, en el año 1958, pudo decir "aloha" a su casa en Waipahu para convertirse él mismo en miembro del prestigioso conjunto de jazz trad, sustituyendo a Barrett Deems.

Barcelona permaneció 15 años junto al anciano "astro" de Nueva Orleans. Para entonces, Armstrong se hallaba muy mermado en sus facultades físicas y carecía de la necesidad de reinventarse a sí mismo como en el pasado. En esas circunstancias, el joven batería se convirtió en el perfecto peón de brega, eficaz, fiable y tan discreto como la música intrascendente y predecible que fue el signo distintivo de los últimos All-Stars.

"Satchmo" y su "muchachito hawaiano" viajaron por medio mundo como "embajadores de buena voluntad" de Estados Unidos, incluyendo los países del telón de acero. El suyo era un espectáculo "apto para todos los públicos", menos para los estrictamente jazzísticos, y terminaba con Barcelona sacudiendo el polvo de su batería sobre el viejo himno Stompin' at the Savoy. El batería y ocasional cantante participó junto al "rey del jazz" en más de 130 sesiones de grabación, su impecable beat está detrás de las archiconocidas Hello Dolly, Jeeper's creepers, What a wonderful world...

La muerte de Armstrong en el año 1971 devolvió a Barcelona a su tierra de origen. El batería siguió tocando, con el conjunto de la vocalista Melveen Leed (The Hawaiian Country Girl); vendiendo instrumentos musicales y dando lecciones particulares de su instrumento. En el año 1979 se trasladó a la localidad de Monterrey Park, en California, donde vivió hasta el fin de sus días retirado de la práctica activa de la música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario